Diego Pujal | 27.02.2014 / 24.05.2014

I et and

 

27.02.2014 / 19.04.2014

INAUGURACIÓN: JUEVES 27 DE FEBRERO A LAS 19h

 

i et and

 

« El pensar pictórico no es lineal; ve superficies, imágenes, mapas, diagramas. No saca conclusiones sino que ve conexiones, relaciones, referencias, analogías.» (Otl Aicher, Analógico y digital)

Las pinturas que nos propone Diego Pujal en I et and remiten a espacios indeterminados en los que se despliegan diversas capas de sentido, que se constituyen a partir de la configuración de unos códigos pictóricos internos que apelan al espectador a detenerse para realizar un ejercicio de mirada lenta.

El proceso de trabajo que sigue Pujal para realizar su proyecto pictórico se fundamenta en un juego entre el tiempo y el espacio a través de un continuado y repetitivo despliegue de capas que finaliza en la condensación de una sola imagen pictórica. Es un juego entre lo sincrónico y lo asincrónico que no se detiene con la finalización de cada pintura, sino que se desplaza hacia el espectador para imaginar una multiplicidad de variables que contienen una potente carga metafórica. Este proceso nos remite a la idea que desarrolló Georges Didi-Huberman sobre lo que vemos y lo que nos mira: no solo vemos las pinturas de Pujal, sino que éstas también nos miran a través de la capacidad que tienen para despertar nuestra “memoria involuntaria”.

Las pinturas de Diego Pujal hacen referencia a diferentes y múltiples variables que devienen paradojas espaciales; a veces parecen acabadas y otras veces inacabadas, a veces accesibles y otras inaccesibles, lo que las convierte en lugares de confrontación y de encuentro. Espacio, tiempo y lugar son conceptos que, a priori, parecen difíciles de imaginar en un mismo plano, pero que en sus pinturas aparecen bajo la necesidad de modular relaciones aparentemente imposibles.

Òscar Padilla. Febrero 2014.



 

 

Art Bcn         ABE   EstrellaDAMM


Homunculosis sígnica

 

24.04.2014 / 24.05.2014

INAUGURACIÓN: JUEVES 24 DE ABRIL A LAS 19h

 

hom sign 01

 

 

Lo incomprensible sublime en analogía con la ilegibilidad del lenguaje.

Los espacios del medio, como silencio que muestra su esteticidad, en los campos obligatorios del terreno baldío del signo.

Formas inacabadas, que constituyen un lenguaje virtual, más cercano a tautologías del ultramundo (abecedario alienígena ilustrado), y que basa su formalización, en la ironía inherente a poder decir algo en nada, teniendo en cuenta la incompletud significante e insalvable del ser.en.el.mundo.

Homúnculos como órganos masticables (no masticados, pero sí profanados), que constituyen por sí solos el círculo mágico del lenguaje imposible, la reunión de druidas interestelares que decidirán, con ironía, el futuro de la situación más compleja de la crisis del signo.

Trabajo que no pretende descubrir una realidad solidificada como resorte para salvar la angustia del vacío, sino como elemento lúdico más cercano a la ludoteca orgánica de la ironía posmoderna.

Como espectadores, nos queda descubrir un mundo poético, que muestra la ironía de lo bello kantiano como olvido de una no posibilidad manifiesta. La propia imposibilidad de la exclusión total del sujeto, de la existencia per se de un afuera cósico.

La verdad es que merece la pena.

 

Alberto Gracia.


 

 

Art Bcn         ABE   EstrellaDAMM   elpaperdelart